31 ene. 2013

El relato es necesario


Los relatos son  formas de estructurar argumentos, son la esencia de todo proceso de comunicación, y también, de la comunicación empresarial.

Las organizaciones deben desarrollar procesos de comunicación interna cada vez más sofisticados. La idea de que la organización es comunicante y la comunicación organizada, como postuló Bartolí, es un hecho que ya nadie puede negar, aunque algunas compañías no hayan implementado recursos en este sentido. La escasa implementación de líneas de acción que ordenen la comunicación interna como un valor estratégico no está relacionado con la falta de interés por parte de las empresas, sino que éstas son mucho más lentas para incorporar los cambios que sus colaboradores. Aquí, un issue de conflicto entre los empleados y la compañía. Este desfasaje temporal de percepciones suele tener un impacto negativo sobre los resultados.

El dato que corrobora el impacto del desfasaje es la gestión del cambio. Cuando una organización necesita realizar un cambio cultural, las estructuras tiemblan. Éste no sería tan difícil si el proceso de comunicación interna construyera sentido. Y si la velocidad de re-construcción de sentido no fuera tan dispar entre personas y el conjunto organizado.

El marco perceptual de referencia sobre el cual los individuos que pertenecen a ese círculo se mueven, socializan, se expresan, integran  valores, modos de hacer, implicación, cohesión, motivación, son solo expresiones de un mismo hecho: Un modelo de pensamiento en común, generado por la historia de la empresa. Un marco perceptual.

Historia y relato son términos básicos para el desarrollo de estrategias en función de la integración y productividad de una companía. En palabras de Marcelo Manucci, "cuando una organización comunica lo que cree y lo que hace, está diseñando estrategias de comunicación porque está definiendo el espacio y el tiempo en el que desarrolla su actividad. Está construyendo la trama de símbolos que definen su presente y su futuro; una realidad colectiva que ruge de una multiplicidad de subjetividades".

Aquí poco importan los soportes. En general en comunicación interna se piensa en función de cómo le comunica tal cosa a los empleados: “¿usamos flayers, videos, house organs?, etc”. Cada época tiene los recursos comunicacionales que le son propios o le pide prestado a otras.

Entonces, es el relato es el que construye un mundo de significaciones en el cual nos sentimos parte, por similitud de pensamiento o antagonismo. Pero sabemos que pertenecemos a un mismo espacio/tiempo, en el cual se comparte una serie de elementos que en conjunto nos resignifican.

Es por ello que las compañías deben saber contar su historia, como recurso de comunicación eficaz. La historia es también una construcción, pero necesita de los datos duros. Esos que la hacen verídica.

La construcción del “dueño modelo” que con esfuerzo y trabajo llevó esa compañía de un modelo familiar a una compañía trasnacional, puede ser muy ejemplificador para la cohesión de los empleados. Como también aquella que cuenta que el primer colaborador que tuvo la empresa generó la base de las políticas de vínculos con todos los clientes, puede ser motivador para la inducción de los nuevos empleados.

El relato es siempre verosímil, no real. Por lo tanto la construcción es continua y se debe readaptar según pasa el tiempo, pero nunca perdiendo su esencia. La base que lo hace sentir verdadero. El dato sobre el cual se construye el contexto.

Este es el desafío de las compañías. Construir un relato en un contexto donde las nuevas generaciones tienden al olvido, a la descontextuliazación por falta de saber histórico y a la segmentación por el modelo de aprendizaje.

No hay comentarios:

Relaciones Públicas Internacionales

Más allá de las criticas que el autor realiza a la gestión de la Cancillería, describe con el caso las relaciones públicas internacional...