9 abr. 2009

Una disculpa no borra una mala acción de RSE

La empresa de tecnología Epson ha respondido a su fallida puesta en el aire de la publicidad de su nuevo producto: las impresoras laser multifunción.
En un blog de un profesional de la publicidad, un Planner para ser más exacto, que además escribe para un gran diario argentino, se publicó que la empresa mencionada se había comunicado con él para hacer un comentario sobre su artículo escrito acerca de la mencionada publicidad; que dicho sea de paso publicamos en este blog mucho antes que él.
Allí la directora de comunicación comentaba que el spot era parte de otros doce y que solo ese parecía perjudicar la imagen de la empresa. Que ya lo habían quitado, que estaban analizando el hecho y describía otras explicaciones.
Si bien salir al ruedo sobre comentarios y opiniones que se expresan sobre algún producto o acción de la compañía es correcto, las explicaciones son tardías. Esto da cuenta de la falta de una política sobre las acciones de comunicación que integren todas las áreas de expresión de la empresa y si la hay, falta un control sobre las mismas. En síntesis, en comunicación alguien no está haciendo bien su trabajo.
Una de las funciones del director de comunicación es velar porque los mensajes de una compañía sean coherentes y no generen impactos negativos.
No es la única empresa que dejó a merced de los creativos publicitarios su imagen. La publicidad del digestivo UVASAL caía en el mismo error y las publicidades de yogures con propiedades medicinales también lo hacen.
Estos ejemplos deberían ser objeto de estudio de quienes tienen a su cargo la comunicación corporativa de las compañías y de los asesores que solo miran a la prensa cuando se habla mal de ellos.
¿Ustedes qué piensan?

No hay comentarios:

Relaciones Públicas Internacionales

Más allá de las criticas que el autor realiza a la gestión de la Cancillería, describe con el caso las relaciones públicas internacional...