Páginas

10 jun. 2007

La Gestion de Contenidos

En la actual sociedad de la información las organizaciones se postulan como fuentes de conocimiento, por lo tanto el contenido producido tendrá valor si es posible vincularlo al capital intelectual de sus miembros. Las empresas que no entiendan cómo editar contenidos de forma profesional disminuirán su peso en esta nueva sociedad.
En este sentido, pensar hoy la gestión de contenidos no pasa sólo por producir textos para diferentes soportes (folletos, intranets, manuales, papers, etc). Hay que pensarlos desde una perspectiva más integral –holística y fractal- que incluye los procesos de gestión de las variables de la comunicación corporativa de las compañías, puesto que todo contenido incluye un discurso; por lo tanto se debe tener en cuenta la coherencia de lo que la empresa dice, hace, su identidad y a los públicos a los que se dirige. Esto redundará en las determinaciones de las variables principales: La comunicación de marca, Reputación e Imagen proyectada.
Sobre esta perspectiva, este tipo de gestión encierra tres metodologías: La arquitectura de la información (A.I.), el diseño de la información (D.I.) y el editing (E.I.). La primera porque tomamos a la empresa como una gran poseedora de información, y la que debe ser coherentemente organizada, con el objetivo de permitir al usuario encontrar su vía de navegación hacia el conocimiento y la comprensión de dicha información. Esto supone pensar diferentes soportes y canales por donde el usuario –interno y externo- puede acceder a los discursos de la empresa.
Pero esto no es suficiente. La organización de la información también debe ser puesta en práctica en cada uno de los soportes. Pensando en la manera de acceder a ella de forma dinámica, rápida y sencilla, con el formato apropiado para cada soporte y equilibrando el buen diseño con la navegación y usabilidad. En un mundo signado por la información visual, como titula un libro de Costa, el diseño es para los ojos. Una vez concebida su organización y su visualización, qué se pública y cómo: tipo de información, tono, modo enunciativo, etc. Cerrará el proceso de construcción de la gestión de contenidos de una organización.
Si bien es cierto que los términos arquitectura de la información y diseño de la información nacieron desde los soportes digitales, la actual convergencia y sistemas multimediales no se constituyen solo como soportes, sino como modos de pensamiento y acción. En este sentido una compañía desarrolla contenidos en diferentes soportes que circulan dentro y fuera de ella. En este contexto solo es posible integrar y coordinar dichos textos con estas metodologías que integran diversas disciplinas, donde el responsable de comunicación debería ser el leader proyect de esta gestión.
Los retos para una buena gestión de contenidos comprende, en término general, como mínimo.

La A.I. comprende:
La identificación y estudio de necesidades de los usuarios, así como el estudio del mercado, organización de los contenidos, guión, etcétera.
Entender el contenido en su totalidad.
Controlar todo el contenido.
Entender a la Organización (cultura, diseño, etc)
Resistencia al cambio de grupos, personas... (la multiplicidad de intereses)
Ofrecer una solución flexible. (condiciones para la usabilidad y navegabilidad)
Hacer cumplir los estándares aplicados por la empresa.
Entender los mecanismos de la estructura. (codificación de la estructura abierta)

La D.I. comprende
· El diseño de comunicación visual, sonora y dinámica
· La usabilidad y navegabilidad
· El soporte y formato
· Estructura visual para cada soporte y formato

El E.I. comprende
· La edición de la información
· La publicación de la información
· El control de las estructuras enunciativas
· El control de quién dice qué, a quién, con qué objeto y por qué.

Beneficios del contenido en las empresas:
Mejora las gestiones.
Ayuda a tomar decisiones.
Aumenta la cohesión y lealtad de los trabajadores.
Genera innovación y aprendizaje.
Agrega valor en la relación con sus stakholder
Mejora las relaciones con sus públicos
Afianza la identidad, su imagen, reputación y marca


En síntesis pocas veces el contenido de una organización está organizado. Una estructura y un diseño acorde a la organización es la clave para una gestión de contenidos. Desde un punto de vista estratégico, todo lo que pueda hacer la organización para incrementar la probabilidad de que un contenido sea encontrado, visualizado y comprendido, es un beneficio positivo que incrementará el conocimiento y afianzará su reputación.

No hay comentarios: